viernes, 11 de noviembre de 2016

Los medios de comunicación en la lucha contra la violencia de género


El movimiento feminista y las actuaciones políticas han sido fundamentales en la lucha contra la violencia de género. Pero los ciudadanos no conocen el problema a través de activistas o de políticos, sino a través de los medios de comunicación. El compromiso de los medios de comunicación en la lucha contra la violencia de género ha sido una característica específica de España, que puede explicar el elevado conocimiento del tema por parte de la ciudadanía, lo que ha legitimado las políticas públicas que se han llevado a cabo. Esta actitud proactiva se constató, fundamentalmente, en la década de los años ochenta y noventa, cuando eran los medios quienes contaban el número de mujeres asesinadas y denunciaban la existencia de maltrato en el hogar. Contribuyeron a dar visibilidad a lo que, gracias a la aprobación de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género en el 2004, pasaría a denominarse ‘violencia de género’. Poco a poco se han introducido cambios en la manera de informar sobre la violencia de género, de manera que las noticias van más allá de ser una crónica de sucesos, y pasan a enfocarse como un problema social. Hemos logrado una mejora sensible en el tratamiento del tema por parte de la prensa escrita respecto a años atrás, pero aún queda mucho camino por recorrer. En el caso de la televisión, también los programas informativos cumplen este papel de información y sensibilización ciudadana. En las televisiones no hay noticia que justifique implícitamente la violencia: ni se culpabiliza a las víctimas ni se atribuye a patologías del agresor. Tampoco aparecen estereotipos o tópicos que banalicen la violencia contra las mujeres. Y las noticias no se centran sólo en las agresiones, sino también en las actuaciones policiales y judiciales (que muestran que no hay impunidad para el agresor), introducen declaraciones de políticos y de activistas sociales, y muestran el rechazo de la ciudadanía en forma de concentraciones o manifestaciones. Los medios también introducen noticias temáticas, con estadísticas sobre violencia de género, encuestas, programas específicos para su erradicación, etc.Lo destacable de este proceso, y más allá de problemas concretos que pueden persistir en el tratamiento informativo de la violencia de género, es que se produce un cambio en el enfoque de las noticias, entendidas como un problema social y no sólo como algo que pertenece al ámbito privado. Los medios de comunicación hacen así una contribución importante a la lucha contra la violencia de género. Pero podrían hacer más. Y quiero referirme específicamente a la televisión, por el fuerte impacto que tiene en la opinión pública.En el caso de la televisión, el problema no está tanto en los programas informativos, sino en algunos programas de entretenimiento emitidos por televisiones privadas, en los que la imagen de las mujeres se presenta plagada de estereotipos y prejuicios,  que valoran el cuerpo de las mujeres y no tanto sus capacidades, y alimentan la idea de desigualdad, que es el sustrato profundo por el que se reproducen y naturalizan esquemas inconscientes patriarcales. Programas como ¿Quién quiere casarse con mi hijo? (emitido por Cuatro) o Sálvame, de Telecinco, son un ejemplo. Y en algunos programas incluso se ha hecho de la violencia de género un espectáculo directamente. En el año 2004 se firmó el "Acuerdo para el fomento de la autoregulación sobre contenidos televisivos e infancia"  entre el gobierno español y las grandes cadenas televisivas. El acuerdo se renovó en el 2007, con el objetivo de poner límites a la "telebasura", al menos en horario de protección infantil. Pero este acuerdo no es respetado y numerosos programas siguen invitando a hombres con antecedentes de malos tratos.Hoy en día no resulta nada esperanzador que las grandes cadenas privadas, en su disputa por la audiencia, recurren al uso del cuerpo de la mujer y a la violencia como espectáculo. Como tampoco lo es la debilidad de los gobiernos ante el poder de los medios. Ni la autorregulación por sí sola ni la regulación aisladamente pueden conseguir que se avance hacia una mejor calidad en los contenidos y programas. La combinación de ambas puede ser como una lluvia fina que vaya impregnando el  quehacer cotidiano de los medios. Pero sobre todo, y esto es básico, necesitamos una sociedad exigente respecto a los contenidos de los medios y, para lo que estamos tratando, esto implica el rechazo de la violencia de género y el que las aportaciones de las mujeres tengan visibilidad. Porque, finalmente, se trata de combatir todo tipo de violencia contra la mujeres y de avanzar en la igualdad de derechos y oportunidades.

Jessica Castaño Castaño(Presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias)

jueves, 27 de octubre de 2016

ADHESIÓN AL PACTO

ADHESIÓN AL PACTO ( Asociación de mujeres separadas y divorciadas de Asturias)

La violencia de género es la manifestación extrema de la desigualdad, evidencia de un déficit democrático y es uno de los síntomas de la incompleta ciudadanía de las mujeres.

Esta violencia está directamente relacionada con la situación de desigualdad entre mujeres y hombres que persiste en la actualidad. Existen factores socio- culturales que aplican, mantienen y justifican esta desigualdad entre los hombres y las mujeres como pueden ser los roles establecidos por determinados estereotipos, la desigual distribución del tiempo, la masculinización de espacios públicos, la falta de sensibilización de los problemas que conllevan la imposición de roles por la sociedad. Estos factores socioculturales no pueden combatirse sin el interés, la implicación y el compromiso de la propia sociedad.

La violencia de género se puede dar en todos los grupos sociales y en todos los niveles socioeconómicos y culturales. El agresor ejerce la violencia para someter a la mujer y perpetuar así la relación de dominio y control.

Ante esta violencia las asociacion firmante de este documento entiende que la violencia de género es un atentado contra la paz y el libre desarrollo de las personas y contra la democracia. Además entendemos que la violencia de género ocurre por valores, creencias y actitudes aprendidas que se transmiten y queremos trabajar por una sociedad libre de violencia donde predominen formas de convivencia plural y solidaria.

El pacto social tiene como objetivo conseguir un rechazo social de la violencia de género, así como promover modelos alternativos de convivencia, en el marco de una cultura de la paz, para llegar a una tolerancia cero de la violencia contra las mujeres.

En este momento, Manifestamos los siguientes compromisos:

-A visibilizar la realidad y amplitud de la violencia contra las mujeres

-Considerar la violencia de género una cuestión de dominio público, no una cuestión privada en la que no se debe intervenir

-Expresar públicamente nuestro rechazo a la violencia-Consideramos la doble vulnerabilidad de las mujeres y niñas con alguna discapacidad física, psíquica y/o sensorial 

-Promover y apoyar las iniciativas de prevención de la violencia de género que se produzcan en la ciudad y comunidad autónoma

 -Difundir información entre las socias y socios y dar a conocer los diferentes servicios para las víctimas de violencia de género.

-Participar en las manifestaciones públicas de rechazo a la violencia hacia las mujeres

-Apoyar iniciativas que se celebren en el seno del organismo o entidad exposiciones o cualquier tipo de actividad relacionada con el impulso de la igualdad

-Hacer seguimiento del Pacto, promoviendo la adhesión de colectivos, asociaciones y otras entidades

-Proporcionar materiales de información sobre servicios de atención a mujeres que sufren situación de maltrato

-Difundir públicamente los diferentes recursos para las víctimas de la violencia de género que existen.-Potenciar los programas y actividades que incorporen nuevos modelos de convivencia y una cultura de paz

-Apoyar y promocionar las iniciativas que realice la Comisión de trabajo contra la violencia de género

-Apoyar las iniciativas que desde el tejido asociativo, cultural, académico o político puedan desarrollarse en relación a la erradicación de la violencia contra las mujeres

-Tener en cuenta iniciativas y/o acciones para el cumplimiento de estos compromisos la eliminación o no creación de nuevas barreras arquitectónicas, de comunicación, de información y de actitud con el fin de realizar una verdadera integración social en igualdad de oportunidades que el resto de las mujeres sin discapacidad.

          Jessica Castaño

martes, 18 de octubre de 2016

UN MUNDO SIN MOSTRUOS


Un mundo sin monstruos. Para eso estamos aquí hoy. Para hacer lo posible porque muchos niños puedan vivir lejos de esos monstruos que les dan miedo. Monstruos que en la mayor parte de los casos a pesar de maltratar, ultrajar y despojar a las mujeres de su felicidad, son ellos los que con su abuso de poder, fuerza y agresividad lo pierden todo. Son monstruos que a pesar de someter, doblegar, golpear o asustar son ellos los que hacen añicos su dignidad, no las de sus víctimas. Monstruos que con sus prohibiciones, sus imposiciones, sus celos, su tiranía, dominan, enclaustran, aislan pero que pierden la capacidad de dar, de confiar y de compartir en igualdad.

 

Solo los cobardes insultan y tratan de minar a una persona por el hecho de ser mujer. Solo quien es tan básico y con tal complejo de inferioridad es capaz de tratar de creer que puede manejar o cohibir a una mujer para dominarla a su antojo. El machismo que desprenden por los poros es proporcional a su incapacidad de ser persona, de tener algo de humanidad. Solo un cobarde es capaz de tener ese tipo de actitudes porque solo así enmascara su incapacidad de ver de igual a igual a una mujer.

 

Nuestra misión es tratar de ayudar y apoyar a las víctimas que en la mayoría de los casos no siguen con el maltratador porque sean masoquistas o disfruten con su dominio, sino porque se sienten indefensas y se ven incapaces de romper con la relación, porque se sienten destruidas, sin ganas de vivir porque se las ha quitado el maltrato. Tenemos que hacerles ver que no están solas, concienciar a nuestro alrededor que esto es una lacra a erradicar y que solo juntos y demostrando no tener miedo a esos monstruos podremos ayudar a mamás como las del video a salir adelante y a sus hijos darles su derecho de ser felices y vivir sin miedo. Una sociedad contra la violencia de género, lo vemos en muchos carteles y slogan. Pero debemos hacer lo posible porque sea una realidad
                                                                     
                                                                                             Marta María Alonso Guijarro
 
 

viernes, 14 de octubre de 2016

UN NUEVO INVENTO. .. EL SAP

Después del caso de Susana Guerrero, mujer afectada por un dictamen de sentencia en base al Síndrome de Alienación Parental, que vergüenza defender la aplicación de este falso síndrome, dándole una validez que no tiene, otorgando custodias a padres pedófilos, padres violentos o ambas cosas a la vez, es machista y anula la correcta investigación de los casos.Para quien no haya escuchado hablar de Síndrome de Alienación Parental, decirles que este falso síndrome afirma que los hijos han sufrido un lavado de cerebro por parte de uno de los cónyuges tras la separación o el divorcio, y que es por eso por lo que odian al otro cónyuge y no quieren ir con él. Generalmente es la madre la que “lava el cerebro”, y es el padre el odiado. De hecho antes se llamaba “Síndrome de la Madre Maliciosa”.Los abogados, psicólogos, jueces y juezas que entienden que este síndrome es real y le avalan, entienden de una forma perversa que un niño o niña puede verse afectada por él, y en base a ello consideran falso su testimonio, pues consideran que estos están enajenados de la realidad, no dando lugar siquiera a que puedan existir causas válidas que justifiquen este rechazo.Las custodias que se quitan por este motivo, sin haber una investigación que compruebe cuáles son las causas reales que han provocado el rechazo del hijo o hija hacia su padre, solo beneficia a los padre pedófilos que han encontrado la puerta por donde burlar la justicia, desde luego, la jugada de Richard Gardner, el inventor del SAP, era una jugada maestra. Si investigamos un poco sobre este señor, descubriremos su pasado pedófilo y su sospechosa historia, no solo logró convencer con su teoría a jueces y abogados, sino que se lucró de ello durante más de 30 años y dejó un legado editorial sobre su teoría. Ejerció como perito en cientos de litigios de custodias basándose en su invento, poniendo al servicio de hombres maltratadores y abusadores sexuales de niños y niñas el diagnóstico que había inventado.El SAP no existe, la comunidad científica lo ha rechazado sistemáticamente por no cumplir los mínimos para considerar que sea un síndrome y menos aún un trastorno o enfermedad mental catalogado de forma diagnóstica.Pero no hay nada mejor para defender lo indefendible que inventarse un síndrome, curiosamente contra la mujer, y lo que es peor, contra los niños o niñas.Son numerosas asociaciones de hombres que son férreos defensores del mismo, porque es un invento que les beneficia; estos señores no tienen en cuenta a la Organización Mundial de la Salud, que dice que tal síndrome no existe, al Consejo General del Poder Judicial, que recomiendan que no se use, a la Asociación “Save the Children”, que califica de preocupante su uso por conllevar desprotección a los menores, o a la Asociación Española de Neuropsiquiatría, que califica al SAP como un “grave intento de medicalizar lo que es una lucha de poder por la custodia de un hijo” . De hecho esta última dice también que tiene un claro sesgo de género, pues la mayoría de los cónyuges “alienadores” son mujeres, si esto no es machismo, díganme qué es.Es hora de hablar clarito, aquí lo que hay por debajo es un problema de patriarcado, de desigualdad, de querer saltarse los avances de los derechos que las mujeres han ido adquiriendo, de un sistema profundamente machista que se siente amenazado, que siente miedo ante la posible pérdida de poder.

  Jessica Castaño

miércoles, 12 de octubre de 2016

Jornadas 40 años de Feminismo en Gijón ( octubre 2016). Centro Antiguo Instituto

Exposición en la segunda planta

Día 10: Las aportaciones del Feminismo a la cultura política de la democracia
Día 11: Nuestros cuerpos, nuestras vidas
Día 12: Derivas y desafíos de la igualdad

Día 14: Presentación del libro de la historiadora Carmen   Suárez
"Ciudadanía (des)igualitaria. El feminismo asturiano  entre el Franquismo y la Transición"
                      20 h. en  Librería La buena Letra.
                      C/ Casimiro   Velasco 12 Gijón













martes, 6 de septiembre de 2016

¿Libertad?


Una reflexión sobre la forma de vestir de la mujer musulmana
 Eran todas tan distintas, unas tapadas por completo, otras solo la cabeza o el pelo, muchas vestidas de esa forma que aquí llamamos normal. Vimos de todo. Y preguntamos, preguntamos a Essam, nuestro guía en Egipto, que porqué. Aquel día me sorprendió mucho la respuesta, ahora no tanto, después de mucho tiempo viendo, leyendo, reflexionando.
 
Essam nos dijo que el dinero era la principal causa, sobre todo entre las jóvenes. Nos dijo que las pobres, con un par de telas se arreglaban, las que tenían más posibles, compraban ropa y ropa de todo tipo. A veces pienso que nos lo dijo para quitarnos de en medio, pero creo que no, que esa era también una razón aparte de muchas otras y una de ellas, la principal: la libertad. Pero no la libertad mal entendida y viciada que estos días leemos a las mentes rápidopensantes, esa que dice que son ellas las que libremente escogen. ¿Es libre alguien que "escoge" tapar todo su cuerpo para no incomodar a su comunidad?, ¿qué libertad es esa que pone sólo en las mujeres el yugo de la decencia y la moralidad de su religión?
 
Yo no me lo creo. Yo creo que el fondo de la cuestión es que hoy, 2016, las mujeres de muchos países, de muchas culturas, de muchas religiones, no son libres. No pueden decidir. ¿Puede una mujer musulmana bañarse en la playa? Sí, le dice su comunidad, pero hazlo completamente tapada. No, le dice occidente, con la hipocresía y el cinismo de una supuesta ofensa por una prenda de vestir, que alguien con mentalidad capitalista vio como un nicho de negocio.
 
El problema no es el burkini, el problema es la ceguera de una cultura patriarcal que impone sus prejuicios y sus vicios siempre sobre las mismas. Igual de opresor es quien se ofende con el cuerpo de una mujer y la obliga a taparse o a vestirse según equis estereotipo, como aquel que la obliga a quitarse una prenda en un espacio público, argumentando lo que no tiene explicación. El resultado es siempre el mismo: la humillación de las mujeres, la negación de su cuerpo y de su libertad, pero esa libertad real, esa que nos dice que las mujeres también somos personas y ciudadanas de libre derecho.
 
Mientras tanto, sigan mareando la perdiz y quedando en superficialidades, que otras seguiremos gritando.
                          Blanca Esther Baranda Rilo
 

Lega, lega, legaliza queeee???

El argumento moral de la libre disposición del cuerpo por parte de la mujer podría tener sentido en un mundo ideal en el que 8 de cada 10 prostitutas no estuvieran directa o indirectamente bajo el control de mafias nacionales e internacionales. Como no es el caso, dudo mucho que ellas puedan hablar en nombre de esa mayoría de mujeres que han salido engañadas de sus países para ejercer la prostitución, del mismo modo que nada tiene que ver con la prostitución “de lujo”, que se sitúa lejos del alcance de las mafias. Me parecería poco juicioso pensar que porque existan voces minoritarias (y quizá genuinamente libres en el ejercicio) a favor de la legalización se pudiera extrapolar la demanda al conjunto del colectivo
 
En mi opinión los argumentos a favor de la legalización de la prostitución son muy difíciles de sostener con evidencia empírica en la mano. Primero, porque es falso que la demanda de prostitución sea inelástica y no se pueda incidir sobre ella. Segundo, porque la legalización no sólo no aflora el mercado negro de la prostitución sino que lo expande y engorda a las mafias que se nutren de él. Tercero, porque la prostitución se parece más a una forma de esclavitud que a un trabajo remunerado ordinario a tenor de sus secuelas. Y por último, porque las organizaciones de prostitutas que defienden la legalización no se parecen en nada a la inmensa mayoría de damnificadas por la explotación sexual.
 
 Desde mi punto de vista, las políticas más efectivas sobre la prostitución son las que se plantean en los países abolicionistas del norte de Europa: sanción a los proxenetas y usuarios, dando una vía de salida y reinserción a la prostituta, la victima genuina. La prostitución supone en casi todos los casos una cosificación de la mujer y es una actividad que se mueve en la periferia social, entre la marginalidad y la delincuencia. Cualquier política pública que quiera abordar este tema debe tener presente que la principal prioridad es la defensa de la mujer, de ahí que crea que la mejor manera de hacerlo sea penalizando la explotación sexual y no dándole carta de naturaleza.
                                        Jessica Castaño 


 

domingo, 4 de septiembre de 2016

NUNCA TE OLVIDAREMOS PILAR


 Con lágrimas en los ojos y viendo al cielo No se puede decir otra cosa que GRACIAS
Gracias a esa gran mujer por darnos la oportunidad de compartir cada momento en el cual nos enseñó lo valiosa que es la vida, nos enseño a sonreír a luchar a amar y vivir cada instante intensamente.

Te decimos adiós y aunque queda un espacio vació que nadie puede llenar en nuestros corazones nadie te podrá olvidar porque es ahí donde vivirás por siempre.
Como no recordarte cada día, si eras una de las causas de nuestra valentía para luchar.

A lo largo de nuestra vida, ésta nos regala la presencia de un ser irrepetible al que nosotros tenemos la suerte de conocer. Una persona que su sola presencia irradiaba tanto coraje, que toda aquella que está a su lado se siente fuerte. Mientras sigamos viviendo, formarás parte de nosotras


                                                                                                JÉSSICA CASTAÑO

martes, 9 de agosto de 2016

RECATO PLAYERO

El topless empezó a popularizarse a finales de los años 60 cuando los movimientos feministas adquirieron una gran relevancia. Poder tomar el sol con el pecho descubierto, transgrediendo las costumbres puritanas, suponía  y supone un logro en la lucha por la igualdad de género.

Hoy  es una costumbre tan extendida que no supone ni un escándalo ni un dilema moral para casi nadie. Y digo casi nadie, porque de todo hay.

Me niego a pensar, que las mujeres nos vamos a quedar calladas antes esta tremenda demostración de diferencias.

Nunca entenderé la verdadera misión del top que llevamos las mujeres en la playa o en la piscina, ni porque algunas veces nos ruborizamos, si encontramos a algún amigo. Siempre sintiéndonos culpables. Si algo no puedo ni soportar, es pensar que yo tengo que ir con la parte de arriba de mi bikini y los hombres no, que por cierto algunos tienen  más tetas, y  no tienen  que hacerlo.

¿De qué depende? ¿Qué hay de malo en las  tetas de una mujer  y de bueno en las de los hombres? ¿Cómo les hablamos a nuestros hijos de la igualdad si la misma ley demuestra lo contrario?

Asociaciones ultraconservadoras y pro-familia, recogen firmas para quitarnos derechos al resto de personas, ya que las personas que hacemos topless, somos zafias, y degradamos las playas. Y yo me pregunto, ¿qué harán con los niños en invierno? ¿No podrán ver televisión tampoco.? Porque actualmente hasta para vender un rollo de papel ponen a una mujer con poco ropa. ¿No sería mejor educarlos entendiendo que el cuerpo es algo natural, que cada cual es dueño de el y que no significa ninguna vergüenza mostrarlo?. Todo ello siempre y cuando la actitud sea de respeto con el otro y no de provocación. Los niños no tienen maldad. Las ideas raras están en lo que los educan

En resumen, en  la educación y en la actitud esta el permiso de usar lo que nos venga en gana.  Y no olviden, ultraconservadores, que en las noticias de las 14:00 horas, se ven los cuerpos  descuartizados por  las bombas o los atentados en París, Túnez o Kuwait 

Pero para ustedes es mas recomendable que sus hijos e hijas  vea los muertos y el sufrimiento antes que una revista erótica... No vaya a ser que se nos transforme..

JESSICA CASTAÑO

domingo, 31 de julio de 2016

Pacto social contra la violencia sobre las mujeres del Principado de Asturias 21 de julio 2016

El Consejo Asturiano de la Mujer, las Comisiones de Seguimiento del Protocolo Interdepartamental contra la Violencia de Género y de la Red de Casas de Acogida y el Observatorio Permanente contra la Violencia de Género del Principado de Asturias, junto con todos los grupos parlamentarios y el Gobierno de Asturias han trabajado conjuntamente para lograr este Pacto Social contra la Violencia de las Mujeres del Principado de Asturias en el que se llega a un consenso para redoblar los esfuerzos que se han venido realizando hasta la fecha, sosteniendo e incrementando los servicios, colaboraciones y cooperaciones ya instaurados en la estrategia de protección a las víctimas y aislamiento social de los agresores.
 










 

sábado, 9 de julio de 2016

SASKIA SASSEN

Hoy he tenido el placer de escuchar a la socióloga norteamericana Saskia Sassen, y he llegado a la conclusión de que, a resultas de la globalización económica, el retorno de las llamadas ‘clases de servidumbre’ están compuestas en su mayoría por mujeres migrante.

Se está feminizando la supervivencia. La producción alimenticia de subsistencia, el trabajo informal, la emigración o la prostitución son actividades económicas que han adquirido una importancia mucho mayor como opciones de supervivencia para las mujeres . La participación de las mujeres está creciendo, tanto en los sectores económicos legales como en los ilegales.  El tráfico ilegal de mujeres para la industria del sexo está aumentando como fuente de ingresos y las mujeres son el grupo de mayor importancia en los sectores de la prostitución y la industria del sexo. Las mujeres  entran en el macronivel de las estrategias de desarrollo básicamente a través de la industria del sexo y del espectáculo y a través de las remesas de dinero que envían a sus países de origen. Ambas estrategias tienen cierto grado de institucionalización de las que dependen cada vez más los gobiernos . La exportación de trabajadores y trabajadoras y las remesas de dinero son herramientas de los gobiernos para amortiguar el desempleo y la deuda externa. La tesis de Sassen es que las actuales condiciones sistémicas con altos niveles de desempleo y pobreza, la disminución de los recursos del Estado en lo relativo a los necesidades sociales y la quiebra de un gran número de empresas hacen posible la existencia de una serie de circuitos con un relativo grado de institucionalización por los que transitan sobre todo mujeres: “Estos circuitos pueden ser pensados como indicadores, siempre parciales, de la feminización de la supervivencia, dado que estas formas de sustento, de obtención de beneficios y de garantizar los ingresos gubernamentales se realizan, cada vez más, a costa de las mujeres. Las trabajadoras ‘genéricas’ son el modelo ideal para la economía neoliberal: son flexibles e intercambiables.
 El hecho innegable es que está creciendo el segmento de mujeres que se insertan en el mercado de trabajo global. Para Sassen, “la globalización ha producido otro conjunto de dinámicas en las cuáles las mujeres están desempeñando un rol crítico”.
La globalización de las políticas neoliberales lejos de dejar un saldo positivo para las mujeres, significa mucho más trabajo gratuito y mucho más trabajo mal pagado; además, la lógica excluyente implícita en el neoliberalismo ha empobrecido más a los pobres, que en su mayoría son mujeres.
Todos los datos avalan empíricamente la idea largamente sostenida por el feminismo de la feminización de la pobreza. La globalización, en su versión económica y neoliberal, es un proceso que está ahondando cada vez más la brecha que separa a los ricos de los pobres y ha llevado al límite la lógica del beneficio por encima de cualquier proyecto ético y político de desarrollo humano. En este contexto de ganadores y perdedores, las mujeres no se encuentran entre los ganadores porque su inserción en la nueva economía se está realizando en un terreno marcado por la desigualdad de género. El capitalismo neoliberal  ha renovado el pacto histórico e interclasista con el patriarcado a partir de unos nuevos términos. Ha eliminando una buena parte de las cláusulas, pero ha dejado intacta la médula de ese pacto que se traduce en subordinación a los varones y explotación capitalista y patriarcal.
Esta mujer que se inserta en el mercado de trabajo global se ve atrapada en una jornada interminable  a causa del aumento del trabajo gratuito e invisible del hogar y ahora, además, accede al mercado de trabajo como trabajadora ‘genérica’.
Todos estos motivos muestran la necesidad de que el feminismo construya un discurso crítico hacia la globalización económica. Los datos apuntan a la necesidad de que los argumentos feministas tengan un espacio relevante en los movimientos antiglobalización, hasta el punto de que las alternativas que se formulen al neoliberalismo tengan como uno de sus ejes centrales la desigualdad de género. Esto requiere que el feminismo se articule críticamente contra la feminización de la exclusión social y contra la feminización de la supervivencia.                        
 
                                                                             Jessica Castaño
 
 
 

martes, 7 de junio de 2016

NO SOY NI FEMINAZI, NI HEMBRISTA

NO SOY NI FEMINAZI, NI HEMBRISTA, que quede claro. Creo que la igualdad, en las cosas justas, para mujeres y hombres , y si eso es  ser feminista, obviamente lo soy.
 
Llámame feminista cuando hable del aborto libre, de la necesidad de una ley contra el acoso callejero, de la desigualdad, el sexismo o de que los hombres gozan de privilegios que normalizan al punto de no saber que los tienen

Llámame feminista  cuando rebata el punto de vista de alguien me manda a la cocina 'a limpiar' o a hacer un sandwich.

Llámame  feminista cuando me moleste que  al hablar de fútbol y se refieran a las hinchadas como 'madres', 'monjas' y 'zorras', siempre en femenino, siempre mujeres.

Llámame  feminista cuando me queje del acoso y me tachen de exagerada.

Llámame  feminista cuando me canse de  escuchar que cuando a una mujer le va bien, es porque se acostó con su jefe, seguramente. 

Cuando no es una talla 90-60-90 es porque le falta sexo. Cuando no tiene hijos no puede realizarse como mujer y si está soltera, debe ser miserable o debe tener una "tara" , por estar en contra de esto, llámame  también feminista.

Y ese odio por el feminismo, no lo entiendo ¿qué duele? ¿Duele que se llame FEMINismo? Se quejan de que el feminismo nos divide, de que hay que abogar por la igualdad, 'no al machismo y no al feminismo', léanse, en serio, de qué me están hablando?

Nos han mutilado los genitales, nos han tratado como propiedad de padres y esposos, nos mataron por brujas, por putas, por querer estudiar, por querer trabajar, por querer votar, por querer ganar lo mismo, por querer usar anticonceptivos, por disfrutar el sexo, por negarnos a las violaciones y cuando reclamamos ... ¿el feminismo es el problema?

Fdo: Jessica Castaño

miércoles, 25 de mayo de 2016

Un maltratador JAMÁS será un buen padre

Sólo hay que escuchar durante pocos minutos a mujeres con hijas e hijos que han sufren violencia de género y la han denunciado, para darse cuenta hasta que punto los temas relacionados con el bienestar de estos niños y niñas y los aspectos referidos a la custodia, son muy importantes en la toma de decisiones sobre la denuncia, la búsqueda de protección y la decisión de llevar hasta el final el proceso de salida y de recuperación de la violencia de género. Por desgracia sigue existiendo una creencia social sobre el hecho de que la ruptura matrimonial opera contra el bienestar de los menores, sino que existe un miedo real a la pérdida de la custodia de sus hijos e hijas que cuenta con pocos, pero, lamentablemente, significativos ejemplos derivados, en algunos casos, de malas prácticas en la aplicación de la Ley.

Un hombre que maltrata a una mujer no es un buen padre. Es una de esas verdades como puños si pensamos desde posiciones respetuosas con los derechos de las personas y desde la prevención de la violencia de género y la educación para la igualdad. Sin embargo en la realidad, y especialmente en el ámbito jurídico, no siempre se aplica este criterio como preferente. En muchos casos, las interpretaciones judiciales responden más bien a la idea de que un hombre que maltrata a una mujer, puede seguir cumpliendo adecuadamente sus obligaciones paternas.
Esto es consecuencia directa de que vivimos en un contexto social en el que la violencia masculina, especialmente si está dirigida a su pareja, sigue encontrando comprensión y justificación. Esto, como no puede ser de otra manera, afecta a la definición de las relaciones jurídicas entre mujeres y hombres, y sobretodo, afecta a las resoluciones judiciales en materia de familia y al criterio que utilizan los juzgados para tomar sus decisiones sobre custodia y bienestar de los niños y niñas, incluso en los casos de violencia de género.
Si una tiene suerte y da con un juez o una jueza que entiende que la regla general es que alguien que agrede a su pareja no es un buen padre, existe alguna posibilidad de que se apliquen las medidas cautelares, aunque son muy pocos los casos en los que se produce una suspensión de régimen de visitad. Pero si por el contrario, una cae en un juzgado cuya titular piensa que uno puede insultar, agredir, amenazar, lesionar, etc… a su pareja, sin que esto afecte de forma significativa a su papel de padre, se producen casos tan surrealistas como el que se esta dando actualmente en nuestra ciudad, donde se concede la custodia a un presunto agresor, bajo la argumentación de que tiene mejor horario laboral que la presunta agredida.
El resultado son resoluciones judiciales que desde luego no están basadas en la idea de mantener a los niños y las niñas alejados de la situación de violencia. Resoluciones que se convierten en una fuente inagotable de conflictos familiares, que sólo consiguen afectar el bienestar de los menores,  prolongar la tortura judicial de las mujeres que interponen denuncias por violencia de género, o encerrar en una espiral sin salida a las mujeres que enfrentan las situaciones de violencia sobrevenida en los procesos de divorcio, que no son pocas.
Yo no soy especialista en temas de atención jurídica a mujeres victimas de la violencia de género, pero no hace falta serlo para entender la gravedad de este problema, que hunde sus raíces más profundas en los estereotipos sexistas mas rancios, y que encuentra, muy poca comprensión en el arbitrio judicial.
Por eso, cuando escucho que este tipo de problemas han de arreglarse confiando en el arbitrio judicial, como ciudadana sólo me dan ganas de decir una cosa: Contábamos con su buen juicio y criterio confiando en que sabrían que un hombre que agrede a su pareja no es un buen padre. Esperábamos que entendieran que las relaciones familiares han de estar necesariamente basadas en el pacto y la negociación en condiciones de igualdad entre los cónyuges. No parece que este sea un criterio universal en su ámbito y nos parece muy arriesgado contar con el criterio de profesionales que incluso objetan abiertamente de estos principios básicos. No nos pidan que confiemos en su criterio si algunas personas entre ustedes creen, que el bienestar de los niños y las niñas se defiende manteniendo y, a veces imponiendo, la relación con la persona que ha maltratado a su madre, incluso dándole responsabilidades de custodia en exclusiva. Porque esto está pasando ahora mismo en los juzgados gijoneses. 
Si el criterio judicial sobre las relaciones de familia, especialmente en los casos de violencia de género, no funciona, será necesario darle la orientación adecuada. La dirección no puede ser otra que la de reconocer que un hombre que agrede a su pareja no es un buen padre. Seguramente deberíamos considerar más cosas, pero es un buen comienzo para construir un modelo de relaciones familiares más equilibrado, que reconozca que el respeto a la igualdad en las relaciones de pareja es fundamental para el cumplimiento de las mutuas obligaciones y en relación con sus descendientes.
Además, con la cifra actual de mujeres asesinadas este año que no habían puesto denuncia previa, no podemos permitirnos que el miedo a perder la custodia de sus hijos e hijas sea un elemento disuasorio para las mujeres víctimas. Pero si además queremos trabajar en la dirección adecuada para prevenir la violencia de género en el futuro de la población más joven, no creo que un modelo paterno de un hombre que agrede, sea defendible en ningún caso.
Creo, por tanto, que son muchas las razones que tenemos para apoyar un fortalecimiento, de las recomendaciones ya recogidas en la Ley contra la violencia de género, digan lo que digan las diferentes organizaciones que representan a los operadores jurídicos y judiciales. Una reforma que, desde luego debe apuntar en la dirección de buscar la complicidad de quienes son imprescindibles para su aplicación, pero que no puede olvidarse de los problemas reales que en este momento se derivan de resoluciones concebidas en algunos juzgados de violencia de género y, también, en los de familia. Ejemplos claros de lo que no debe pasar en una sociedad respetuosa con la igualdad, con los derechos de las mujeres y de los niños y las niñas.
Fdo: Jessica Castaño


martes, 17 de mayo de 2016

FUI A LA I MARCHA POR LA IGUALDAD Y CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO DE BIMENES Y ESTO FUE LO QUE VI

Dicen que lo único que necesitas para hacer una revolución feminista es una amiga y el 14 de mayo nos juntamos una abogada, una trabajadora social y una economista.

El ambiente era muy distinto al de otras manifestaciones, tal vez la porque para muchas de las allí presentes  era su primera lucha contra esta lacra social. 

Si algo se palpa en el ambiente en este tipo de concentraciones, por encima de las diferencias entre colectivos, organizadores, la lucha de banderas, los matices en el manifiesto, la eterna lucha entre transfeministas y feministas radicales, las de la segunda, la tercera o incluso las de la cuarta ola, etc. es la unidad. La hermandad en la opresión y en la lucha. Las miles de experiencias compartidas entre mujeres de todo el mundo, todas las violencias sufridas sobre nuestros cuerpos nos son familiares incluso sin conocernos de nada.
Porque no son opresiones individuales, la violencia contra las mujeres no es producto de algunos locos a los que algo muy gordo le ha tenido que pasar para que se le vaya así la cabeza. Las violencias contra las mujeres son sistémicas, con todo un sistema que lo ampara y protege. Que lo normaliza. Porque esa frase que tranquiliza las conciencias de los necios, “si me pasara a mí le dejaría a la primera“, es mentira: porque no hay una “primera”. Porque las primeras señales de peligro están tan normalizadas y tan integradas en la sociedad, que cuando manifiestas tus dudas te tachan de exageradaY contra esa normalización de las conductas que culminan en violencia física, agresiones y maltrato también nos manifestamos. Porque no se puede entender la violencia de género sin el caldo de cultivo en el que crece, sin todas las conductas que la alimentan y disculpan al maltratador, al controlador obsesivo, al celoso patológico, a quien quiere encerrarte, al que considera una muestra de amor infinito decirte si no eres mía no serás de nadie.
No son casos aislados, no son hechos puntuales, no son cuatro locos. Es esta sociedad patriarcal que los ampara, protege, disculpa, y luego se lleva las manos a la cabeza cuando ocurre una desgracia. No morimos: nos matan. 
 
Me encantó ver gente concienciada, y hombres acompañándonos. Empezar a quitarse capas y capas de privilegio masculino arraigadas durante siglos no es tarea fácil, y reconforta ver que allí están, en el proceso. Obviamente, no pudimos evitar pensar cuántos de ellos habrán llegado hasta allí con un compromiso superficial y por estar en contra de la violencia más visible de todas, los asesinatos, y al volver a sus casas con la conciencia tranquila pensando que ya están libres de todo machismo, seguirán tratando como esclavas a sus mujeres, madres, hermanas e hijas. Por algo se empieza, pero no por hacer lo mínimo ya has cumplido.
No pienso no mencionar a todos esos que claman para cuándo un día para erradicar la violencia contra el hombre (omitiendo deliberadamente que esa violencia la ejercen mayoritariamente hombres), o para cuándo un día en contra del maltrato hacia el hombre, o para cuando un día en contra de las denuncias falsas. Quienes pretenden equiparar casos puntuales con violencia sistémica no merecen que les dedique hoy ni un segundo de mi pensamiento.

Fdo: Jessica Castaño
 
 
 

jueves, 12 de mayo de 2016

El sexo no es amor…

El sexo no es amor, pero es igual de respetable. Yo ahora mismo siento que el poliamor es un movimiento marcadamente hipócrita que en alguna de sus variantes hace mucho más mal que bien a nuestra sociedad: donde dice “amor por muchos” debería decir “sexo libre”. Pero claro, la hipocresía social determina que el sexo libre, o el gusto por una vida sexual variada, no sea lamentablemente un valor respetable por sí mismo. De ahí que haya que meter a calzador el término “amor” por doquier, para que a los promiscuos los dejen en paz y se santifique su way of life sin linchamiento de por medio.
La sociedad de mentalidad progresista y liberal nos  pasamos la vida luchando contra esa estereotipación del amor que lo convierte en un modelo idílico imposible tipo Disney, ése del Príncipe Azul para toda la vida y su “fueron felices y comieron perdices”, que tanto mal ha hecho a millones de personas cuando se dieron de bruces con las breves realidades de sus matrimonios “para siempre”. Con lo que nos ha costado superar los fracasos sentimentales que creíamos “amores de por vida”… ¿y ahora nos tenemos que tragar también la disneyficación de la promiscuidad? ¿De verdad para que la sociedad respete que una persona se acueste, responsablemente y de mutuo consentimiento, con quien le dé la real gana hace falta disfrazarlo de “amor por todos”? ¿¿¿Me tengo que creer que están enamorados todos entre sí para respetarlos???
Digo esto, y no porque me imagine escenas sacadas de algún libro del marqués de Sade, mujeres, hombres, queers, trans, todxs fuera de control, desvistiéndose, comiéndose, fornicando unxs con otrxs, sin ningún tapujo. Por supuesto que no!! Yo no hago ningún reproche moral ni preguntas ignorantes que cuestionan desde el morbo, evidentemente desde el statu quo, desde la hegemonía heterosexual. 
Simplemente creo que es todo mucho más fácil. El exceso de hipocresía convierte a la sociedad en un conjunto de personas desnaturalizadas, falsas, fingidoras y, por tanto, que terminarán engendrando un estallido nocivo de todo aquello que reprimen diariamente por dentro. 
Vivamos como queramos, y acostémonos con quien nos dé la gana y nos apetezca, o establezcamos el tipo de familia que nos parezca más adecuado: homosexuales, heterosexuales o asexuales. Pero ¿por qué confundir el deseo sexual con amor y traernos a casa a más de una persona, para embarrarlas a todas con un elemental “lxs quiero por igual”?
 
 
Fdo: Jessica Castaño

viernes, 6 de mayo de 2016

MANIFIESTO

"Desde la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias queremos manifestar: 

Las mujeres de Gijón no se atreven a denunciar a sus agresores. Tras las recomendaciones de todos los agentes sociales y de los poderes públicos, para que las mujeres denuncien las violencias machistas que sobre ellas se ejercen, son muchas las quejas que llegan a esta Asociación por parte de todas  las mujeres víctimas de violencia de género, debido al sentimiento de malestar al sentirse doblemente victimizadas por las actuaciones de la titular de la Jueza del Juzgado de Violencia Contra la Mujer nº 1 de Gijón, que deniega la protección a las mujeres y, sin embargo, ampara, sin límite alguno, los presuntos derechos del maltratador . 
Las mujeres  de Gijón no se atreven a denunciar a sus agresores. Saben que, no solo no van a conseguir la orden de protección que demandan y necesitan, sino que su maltratador va a salir más "poderoso" de ese juzgado y que, además,  van a tener que pasar por el calvario de ver cuestionada su "veracidad" por parte de quién, realmente, tendría que protegerlas.
Las mujeres de Gijón no se atreven a denunciar a sus agresores.
Se están produciendo dilaciones totalmente injustificadas, en cuanto a las medidas civiles, dándose el caso particular de una mujer que acudió demandando protección, contra su maltratador, ante el juzgado de Violencia Contra la Mujer de Gijón, y allí se le arrebató su hijo de poco más de un año, para ponerlo en manos del agresor que, "por supuesto", salió absuelto, y que, habiendo transcurrido más de cinco meses, esta madre aún no ha podido recuperar a su hijo. Motivo este muy alarmante, por si mismo, si tenemos en cuenta que, en cuanto a las medidas civiles, habiendo menores  por el medio, deben resolverse de inmediato para evitar que niñas y niños sufran unas consecuencias de imposible reparación.

Las mujeres de  Gijón no se atreven a denunciar a sus agresores.
La actitud de este juzgado influye, muy negativamente, en el ánimo de las mujeres-víctimas que tienen que denunciar su situación, y en el proceso de recuperación de las mismas.

LAS MUJERES DE GIJÓN TIENE QUE SABER QUE NO ESTÁN SOLAS!!! LAS ASOCIACIONES DE MUJERES ESTAMOS CON VOSOTRAS Y TAMBIÉN DENUNCIAMOS.
MUJER, NO LO DUDES: DENUNCIA. NOSOTRAS TE AYUDAMOS. SOMOS MUCHAS Y, JUNTAS, PODEMOS!!!

TELÉFONOS DE AYUDA GRATUITOS: LLAMA AL 112 o AL 016. TENDRÁS AYUDA E INFORMACIÓN.

Por ello, esta Asociación presenta este manifiesto, ante el Consejo de la Mujer del Instituto Asturiano, ante el Consejo de Mujeres de Gijón y ante todas  las Asociaciones de Mujeres de Asturias para su refrendo y apoyo. A través del mismo queremos denunciar esta situación, ante la sociedad y, elevarlo como queja, ante el Consejo General del Poder Judicial"

Firmado por: Consejo de la Mujer de Gijón (Tertulia Feminista Les Comadres, Forum de Política Feminista, Colectivo Nielda Mujeres por la Salud, Centro de Atención a Víctimas de Agresiones Sexuales y Maltrato (Cavasym), Mujeres con Discapacidad Amdas La Fonte, Mujeres Progresistas Sara Suárez Solís, La Xana, Eva Canel, Mujeres Jóvenes de Asturias, Foro de Mujeres de El Llano y La Xabuguina, así como por las federaciones vecinales de la zona rural y de la urbana, los partidos Foro, PSOE, IU, PP, Ciudadanos, Xixon Si Puede y los sindicatos UGT, CC OO y USO.) La Plataforma Feminista de Asturias (ACAI, Cambalache, CGT Oviedo, Charanga Feminista Xuntes y Revueltes, Compromiso por Asturias, Enredando, EQUO-Muyeres, Iniciativa Comunista d´Asturies, IU de Asturias, Juventudes Comunistas en  Asturias, Repercusión Feminista Tam Tam Bruxes, Milenta, Partido Comunista de Asturias, Suatea, Tríbadas-XEGA, Unión Comarcal de CCOO Oviedo,)La Asociacion de Mujeres Valdés Siglo XXI, La Federación de Mujeres Progresistas (Pura Tomás, Suroccidente y Femenino y Plural), Secretaría de Igualdad de la Agrupación Socialista de Oviedo, y  IU Mieres y Podemos Asturies. La secretaria de Igualdad de CC OO del Nalón. Mujeres individuales ( Marisa Ponga Martos (Concejala de Atención a las Personas e Igualdad del Ayuntamiento de Oviedo), Área de Igualdad de IU Valdés, Asociación Feminista Gafas Moradas de Bilbao. Asociación de Hombres por la Igualdad de Género AHIGE. Muyeres en Llucha CSI. Homes Igualitaris de Catalunya. Liceu de les dones de Castelló. TAMAIA Viure sense violencia. CCOO Asturias. MUJOAS. CARLA VIVE-MAREA SOLIDARIA. Red Solidaridad Popular de Oviedo. Secretaría de Mujer de Gijón de PCA (En nombre de Agrupación de Gijón del PCA)

jueves, 28 de abril de 2016

FELIZ DÍA DE LAS MADRES DESNATURALIZADAS


    A propósito del día de la madre, he pensado que es una de las pocas fechas en el año que encierran un significado aparentemente común. En medio de tantos elogios y tantas flores, el mensaje de fondo es que todo el mundo ama a su madre por encima de cualquier persona. Parece que nadie duda de este amor tan incomprensible y tan profundo, y por eso le dedicamos un día entero ¡24 horas! para celebrar todo lo que nuestras madres han hecho por nosotrxs. Expresamos enardecidamente todo lo que las queremos y valoramos.
Pero quiero proponer que le demos un giro a esta celebración y desde hoy promovamos el ¡Día de las “madres desnaturalizadas”! Esas que los informativos critican porque salieron a la calle a trabajar. Esas que dejaron solxs a sus hijxs porque no tenían con quien compartir las labores de cuidado. Esas desvergonzadas que se alimentan tan bien como sus criaturas; las mismas que disfrutan de sus cuerpos y buscan espacios para el sexo; estas villanas que se atrevieron a ser senadoras, concejalas, mujeres públicas; las mismas que llegaron pasadas las cinco de la tarde a sus casas….


Creo que con más “madres desnaturalizadas” como ellas, podemos empezar a reorganizarnos como sociedad, para que cualquier mujer que haya decidido su experiencia de ser madre, tenga las mismas oportunidades para ser y continuar siendo lo que se le antoje.

Quiero invitar a mi madre a que siga buscando y experimentando con su vida, para que pasados sus sesenta termine por fin su curso de conducción, para que nuestra relación siga unida por ese amor del que no dudo, ese mismo que nos permite a ella y a mí a amar nuestra propia libertad.

¡Feliz día para todas las madres desnaturalizadas que por fortuna existen!
            
                Jéssica Castaño

lunes, 4 de abril de 2016

MATERNIDAD SUBROGADA‏


La maternidad subrogada cosifica a los seres humanos al convertir a los futuros bebés, desde que son embriones, en una mercancía que, con la excepción de uno o dos, será desechada, y sólo servirá para asegurar que quienes han contratado el procedimiento puedan tener un hijo.

Respecto a las mujeres que los gestan, se convierten en una especie de incubadora puesta a la renta de los deseos de otras personas. El dinero es tan esencial en esta práctica que sin él es imposible recurrir a ella. El patrón de estos contratos es el de pareja de país rico que recurre a vientre de alquiler de país pobre. No serán noticia los casos de mujeres ricas que donan su capacidad gestacional para parejas estériles pobres, lo serán jóvenes económicamente vulnerables, que ven en la renta temporal de su cuerpo una salida temporal a sus condiciones de pobreza
 

Esta práctica no es un derecho de salud, tener derecho a los servicios de salud no incluye cumplir el deseo de los ciudadanos a tener descendencia y que, además, el Estado pague por ello.
 
La vida y la dignidad humana deben prevalecer por encima de intereses particulares, por legítimos que éstos sean, y la maternidad subrogada niega el derecho a decidir de las mujeres, implica su control sexual, no se puede catalogar como una técnica de reproducción humana asistida y significa la mercantilización, el tráfico y las granjas de mujeres comprándose embarazos a la carta.  

Las mujeres no se pueden alquilar o comprar de manera total o parcial
                Fdo: Jessica Castaño

El Consejo de Mujeres urge cambios en el juzgado de Violencia

Una de las últimas concentraciones contra la violencia machista.


Varias integrantes ultiman un recurso contra la jueza por «dilación injustificada de medidas civiles» y su «criterio restrictivo para órdenes de protección»
Fuente: El Comercio

El colectivo de separadas renueva su junta directiva

La Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias da paso a la juventud con la renovación de su junta directiva. El nuevo equipo estará formado por Jessica Castaño (presidente), Elena Pazos (secretaria), Sylvia Brugos (tesorera), Pilar Fernández-Peña, Jesusa García, Lydia Pesquera y Ana Isabel Ruiz (vocales). Todas ellas llegan con "ganas de luchar" para hacer posible el cambio.
    Fuente: La Nueva España

NO HAY FEMINISMO DE DERECHAS

Recientemente me han hecho una entrevista en la cual me preguntaban porque los partidos políticos de derechas nunca estaban implicados en las acciones reivindicativas feministas, y he llegado a una conclusión clara y concisa: El feminismo de derechas no existe!!

Cospedal, Palin, Aguirre, Thatcher y todas esas mujeres de derechas no son feministas porque, por muy mujeres que sean, sus políticas van a empeorar dramáticamente la suerte de la mayoría de las mujeres.

Pero todas ellas están donde están por y gracias al feminismo. Porque gracias al feminismo, pueden votar gracias al feminismo, pueden trabajar, tener los hijos que quieran, no ser una propiedad del marido, ganar su dinero, y tener sus propiedades.

Todas y cada una de ellas deberían recordar que sin igualdad, sólo hay libertad para unas pocas, y que sus políticas sólo acrecientan la desigualdad, ¿ porque digo esto?, muy fácil, porque sus políticas son las de los recortes de los servicios sociales, las precarias, las mal pagadas, las que permiten que las mujeres sean raptadas y esclavizadas para ser vendidas como esclavas sexuales o criadas domésticas, las que quieren impedirnos ser dueñas de nuestros cuerpos, las que nos obligaran a abortar si sobra población, pero a la vez nos obligaban a parir contra nuestra voluntad si lo que falta es población. Las analfabetas si no hay dinero para la educación somos mujeres, las que quedamos fuera de los hospitales porque no hay dinero para médicos, mujeres; las que trabajamos de sol a sol, en casa y fuera, mujeres; las que emigramos en busca de un futuro mejor que puede convertirse en una pesadilla, nosotras; las asesinadas; las que no tenemos derechos laborales somos nosotras, las mujeres.

Con lo cual, podrán ser mujeres, reaccionarias, pero no feministas!

      Fdo: Jessica Castaño